EL SECTOR AGROALIMENTARIO RUMANO


En Rumania, el cultivo de la tierra y el procesamiento de sus frutos han tenido una gran importancia económica y social desde la antigüedad. El campo rumano puede considerarse el elemento clave del desarrollo económico de Rumanía.

Aun cuando el país fue durante el periodo comunista un fuerte competidor en el ámbito agrícola, el cambio de régimen trajo consigo problemas estructurales que, motivados por la insuficiencia de capital privado y deficitarias políticas públicas, provocaron su pérdida de competitividad frente a la oferta externa y graves taras para su adaptación a la economía de mercado.

No obstante, en los últimos años las buenas cosechas, así como, el aumento del poder adquisitivo de la población ha generado tanto el crecimiento de la demanda interna como de la capacidad de producción.

 

El mercado rumano de productos agroalimentarios

La producción agrícola rumana es un sector plenamente liberalizado desde 1997. Fue en esta fecha que el gobierno rumano dispuso el cese de la reglamentación de precios sobre productos estratégicos, tales como: el trigo, la leche, la carne, el aceite de girasol, el azúcar, etc. Hasta entonces sólo la venta de las verduras y frutas se ajustaba a las reglas del libre mercado.

La producción agrícola de Rumanía se caracteriza por una gama de muy variada de productos, pero que sin embargo, carece de medios adecuados para su distribución a larga distancia, circunstancia que afecta no solo al pequeño productor sino también a los grandes productores en su afán de acercar los productos lo más posible a los consumidores.

Los productos agroalimentarios rumanos se caracterizan por su estacionalidad y caducidad. Por ejemplo, en el caso de hortalizas y frutas encontramos la siguiente categorización:

a) productos de temporada corta, con breve plazo de caducidad: fresas, cerezas, frambuesas, albaricoques, melocotones;

b) productos de temporada media susceptibles de asegurar una producción escalonada: tomates, uvas;

c) productos de temporada larga y largo plazo de caducidad: manzanas, patatas, frutos secos;

En términos generales, la temporalidad y la brevedad del plazo de caducidad obliga a los productores a la búsqueda de la inmediatez del consumidor final.

Recientemente el gobierno de Rumanía anunció la discusión del borrador de OUG por la que procederá a crear un nuevo modelo de comercialización de productos agrícolas para pequeños productores agrícolas, que busca desarrollar la relación entre productores y supermercados, impidiendo el establecimiento de barreras innecesarias para la distribución y la proliferación de comisionistas.

 

La situación actual del sector agroalimentario

Los datos del Ministerio de Agricultura muestran en 2020 una fuerte caída en la producción de la mayoría de las categorías de cereales y oleaginosas, que habrán de sentirse en los próximos años. Tras años de producción récord, Rumania ha sufrido en el 2020 una de las sequías más severas de los últimos 50.

De igual forma, la pandemia COVID 19 ha afectado gravemente a industria agroalimentaria, como consecuencia de la caída de la de la demanda por parte del sector HORECA.

En 2020, el déficit comercial con productos de los mismos primeros cuatro grupos representativos aumentó de 5,9 mil millones de lei en 2019 a casi 10 mil millones de lei, es decir, más del 11,3% del déficit total del comercio de bienes para el período (79,5 mil millones de lei) para los primeros cuatro grupos de bienes según la nomenclatura combinada (I. Animales vivos y productos animales; II. Productos vegetales; III. Grasas y aceites animales o vegetales; IV. Alimentos, bebidas y tabaco).

En el contexto de la crisis generada por la pandemia COVID-19, esta vulnerabilidad se ha intensificado. El déficit de Rumanía en el comercio de productos agroalimentarios aumentó casi un 66% en el primer trimestre de 2021, en comparación con el mismo período de 2020. El déficit alcanzó casi 4 mil millones de lei.

La estructura del valor de la producción de hortalizas en 2020, por principales grupos de cultivos, muestra las siguientes diferencias en comparación con el año anterior:

  • se registraron aumentos en la participación en la producción de: hortalizas, incluido melón (+4,2 puntos frutas y uvas (+3,6 puntos porcentuales), plantas forrajeras (+1,2 puntos porcentuales) y patatas (+1,0 puntos porcentuales);
  • se registraron disminuciones en la participación de los valores de producción para: cereales (-7,6 puntos porcentuales), otros grupos de productos (-1,6 puntos porcentuales) y plantas de aceite (-0,8 puntos porcentuales).

Según los datos del Ministerio de Agricultura, en el top de los alimentos exportados que más ingresos aportaron en el primer trimestre de 2021 estuvieron: maíz, con un total de 405,38 millones de euros, pipas de girasol (173,45 millones de euros), trigo y meslin (170,28 millones de euros), cigarrillos en hoja, puros y cigarrillos (158,25 millones de euros) y otros tabacos y sucedáneos del tabaco (74,88 millones de euros).

El maíz ocupa la primera posición en el top 5 de productos importados entre enero y marzo de 2021, con un valor de 157,86 millones de euros, seguido del cerdo fresco refrigerado o congelado – 123,13 millones de euros. Asimismo, en el primer trimestre se gastaron casi 103 millones de euros en productos de panadería, bollería y galletas, 94,46 millones de euros en preparados destinados a la alimentación animal y 92,07 millones de euros en preparados alimenticios no identificados.

 

¿Qué se cultiva en el país?

Debido al predominio de las formas de relieve de pequeñas y medianas alturas (prados, llanuras, depresiones, etc.) el fondo de tierras de Rumanía tiene un componente de importante valor económico. Según datos oficiales, Rumanía contaba en 2013 con una superficie agrícola en producción de 13,9 millones de hectáreas.

En 2020, en comparación con 2019, la superficie cultivada disminuyó tanto en total (-361,6 mil ha), así como en el sector privado mayoritario (-365,6 mil ha).

Las producciones agrícolas de Rumanía se centran en lo siguiente:

  1. Cereales – los cultivos de granos, con una participación significativa en la producción de cereales, en 2020, han sido: maíz (55,8%), trigo (35,2%), cebada (6,2%). Los principales condados productores de cereales fueron Dolj, Timiș, Teleorman, Bihor y Olt.
  2. Leguminosas para cereales – la producción de leguminosas para cereales (guisantes y frijoles) disminuyó un 48,4% respecto al 2020. Los condados con la participación más importante en la producción total fueron Dolj, Teleorman, Constanța, Olt y Mehedinți.
  3. Semillas oleaginosas – la producción de semillas oleaginosas ha disminuido debido a la disminución de los rendimientos por hectárea y área cultivada. Los condados con la participación más importante en la producción total de girasol fueron Dolj, Teleorman, Arad, Botoșani y Olt, Los condados que obtuvieron producciones más significativas de colza fueron Timiș, Călărași, Teleorman, Giurgiu y Ialomița. Los condados con una mayor participación en la producción total de soja fueron Brăila, Timiș, Botoșani, Călărași y Satu-Mare.
  4. Remolacha azucarera – la superficie cultivada con remolacha azucarera disminuyó un 10,1% y la producción un 25,6%. Las participaciones más importantes en la producción total de remolacha azucarera se registraron en los condados Neamț, Iași, Mureș, Covasna y Cluj.
  5. Patatas – La producción de patatas aumentó un 2,7% con respecto al 2020. Los condados que tienen participaciones importantes en la producción total de papa fueron Suceava, Covasna, Dâmbovița, Harghita y Cluj.
  6. Verduras – la superficie cultivada con hortalizas descendió un 1,0% y la producción un 0,8% respecto a 2020. Las producciones fueron mayores para guisantes (+ 50,6%), coliflor y brócoli (+ 16,8%), ajo (+ 4,6%), pepinos (+ 0,4%) y menores para: zanahorias (-7,1%), pimientos (-6,8%), berenjenas (-4,5%), cebollas (-4,1%), judías verdes (-3,2%), melones (-1,2%). Los condados con la mayor participación en la producción total de hortalizas fuerion Dolj, Galați, Dâmbovița, Arad y Timiș.
  7. Forraje verde procedente de tierras cultivables – la producción de forrajes verdes de tierras cultivables fue un 10,9% inferior a la del año 2020. Las mayores producciones de forrajes verdes de tierras cultivables se obtuvieron principalmente en los condados Mureș, Suceava, Bihor, Alba y Botoșani.
  8. Frutas – la producción total de frutas (manzanas, ciruelas, cerezas y guindas), en 2020, en comparación con 2019 aumentó un 7,7% y la superficie de huertos por fruta un 2,0%. Las mayores participaciones en la producción total de frutas en 2020 se registraron en los condados Argeș, Vâlcea, Dâmbovița, Prahova y Maramureș.
  9. Uvas – en 2020, en comparación con 2020, la producción disminuyó un 4,0%. Los principales condados con participaciones importantes en la producción de uva fueron Vrancea, Buzău, Vaslui, Iași y Dolj.

Las principales zonas vitícolas son: viñedo Cotnari-Iași-Huși, viñedo Nicorești Ivești, Valea Călugărească, Panciu, Odobești, viñedos de la meseta del Getic (Ștefănesti, Drăgășani, Strehaia), viñedos de la meseta de Dobrogea, Murfatlar Târnava.

En resumen, cada región de Rumanía es líder en: Bărăgan y Banat son líderes en la producción de cereales, Moldavia es la mejor en producción de uva, Oltenia en producción de ciruelas y Bucovina en patatas. Transilvania es apenas visible en el mapa agrícola de Rumanía.

 

Importadores y distribuidores del sector

El mercado agroalimentario de Rumanía parece depender de las importaciones. Según los últimos análisis, en la primera mitad del año, los diez mayores importadores de productos agroalimentarios rumanos sacaron al mercado productos por valor de alrededor de mil millones de euros.

Los grandes minoristas se han consolidado en el ranking de los importadores más fuertes, como se puede ver en la imagen a continuación. Lidl es el líder del ranking de los mayores importadores de productos agroalimentarios de nuestro país, seguido de Kaufland y el gigante chino Cofco (antes Nidera), el mayor comerciante de cereales de Rumanía.

El Instituto Nacional de Estadística muestra que estos diez importantes importadores contribuyeron al déficit comercial de Rumanía en alrededor de mil millones de euros. En total, el valor de la importación es un 21,4% superior al del mismo periodo de la pandemia del año 2020, en el contexto en el que, en total, el valor de las importaciones de productos agroalimentarios aumentó un 10,5%, hasta superar los 4.100 millones de euros.

 

Fuente e información:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Follow by Email
YouTube
YouTube
LinkedIn
LinkedIn
Share